Un pediatra acepta 26 años de prisión tras reconocer abusos a seis niños en Almería

El acusado, este jueves durante el juicio. Europa Press
El acusado, este jueves durante el juicio. Europa Press

El pediatra de origen colombiano Carlos Alexander R. L. ha reconocido que abusó sexualmente de seis niños de entre 4 y 13 años de edad mientras ejercía como facultativo del Servicio Andaluz de Salud en la provincia de Almería. La Fiscalía, que inicialmente pedía para él 37 años de cárcel, ha modificado su escrito y ha reclamado 26 años y 6 meses de prisión. El médico ha pedido disculpas a sus víctimas y a las familias durante el juicio que hoy se ha celebrado en la Audiencia Provincial.

El pediatra prestó servicios entre 2008 y 2013 en diferentes centros de municipios de la provincia de Almería. Aprovechándose de su condición de médico, establecía "relaciones de confianza" con las madres de los niños que acudían a su consulta, en especial con aquellas que eran de su misma nacionalidad, estaban solteras y tenían problemas para regularizar su situación. Así, de acuerdo con el escrito de la Fiscalía, conseguía su consentimiento para que los chavales pasaran "una tarde o un fin de semana" en su casa de Roquetas de Mar. Era allí donde abusó de los pequeños

Entre las víctimas hay un menor que tenía seis años cuando sucedieron los hechos y que vivía en su domicilio porque su madre trabajaba allí como empleada del hogar y otro de 11 años que estaba ingresado en un centro de acogida pero que pasaba los fines de semana con el médico, que se prestó a realizar las funciones de familia colaboradora.

La primera denuncia interpuesta en España data de julio de 2013. Además de la prisión, la Fiscalía ha solicitado 42 años de libertad vigilada y el pago de indemnizaciones de ente 15.000 y 10.000 euros por el daño moral causado a las víctimas.

La Fiscalía detalla en su escrito de acusación las conductas a las que el pediatra sometía a los menores y describe tocamientos, besos en la boca o momentos en los que se acostaba desnudo o se duchaba con ellos.

Cuando cometió los abusos sexuales, el procesado se encontraba huido de su país, donde había sido condenado a 38 meses de prisión por delitos similares. En marzo de 2014 fue detenido en Colombia, a donde había regresado, gracias a la colaboración de la Policía colombiana, Interpol y la Guardia Civil. Pese a que se solicitó la extradición a España, se determinó que no para que cumpliera la pena impuesta en su país, que no cumplió de manera íntegra. Finalmente, el pediatra fue extraditado el 8 de julio de 2016 a España desde su país natal.