"La cicatriz por ser víctima de abusos sexuales no te la quita nadie, queda para toda la vida"