Se disparan las denuncias por maltrato y abusos sexuales a menores en Galicia

Elisa Álvarez
Santiago / La Voz 14/12/2018 05:00 h 

Abuso, agresión sexual, pornografía o corrupción de menores. En el 2016 un total de 239 niños fueron víctimas de este delito en Galicia según las denuncias del Ministerio del Interior. La mayoría, 193, niñas. Es uno de los datos del informa A infancia en Galicia 2018, que presentó Unicef y realizó de forma altruista un equipo de la Universidad de Santiago coordinado por las profesoras Mar Lorenzo y María del Carmen Cambeiro. La cifra se disparó en los últimos años. En el 2013 rondaban las 165 denuncias y ahora son prácticamente 240.

Radiografía de la infancia en Galicia

Lo mismo ocurre en el ámbito de la violencia en el ámbito familiar. En un año se registraron 283 casos denunciados, y la mayoría de las víctimas, 193, niñas. En el 2012 la cifra era mucho menor, de unos 175 casos. Irene Marín, coordinadora de Unicef Galicia, destaca que estos son solo los casos que salen a la luz. «É bastante improbable que os propios menos levanten a voz e pidan ayuda», recoge el informe. Las autoras de la investigación apuntan que este incremento llamativo puede obedecer a una mayor conciencia de la problemática, y por lo tanto a un aumento de las denuncias, pero también reclaman que los profesionales sanitarios y educativos, claves para prevenir estos casos, conozcan tanto el protocolo de intervención contra los malos tratos como las hojas de notificación de sospecha «porque detectamos que descoñecen a existencia deste tipo de indicadores».

El derecho a la protección es uno de los puntos del informe que también analiza el derecho a la educación, a la sanidad y a la participación, la pobreza infantil, y fija una agenda con recomendaciones sobre medidas que permitan proteger a los niños y adolescentes. En el caso de la educación, Galicia tiene una de las mejores ratios de escolarización de 0 a 6 años, después del País Vasco y Madrid. También el abandono escolar es menor, y el gasto por alumno en centros públicos no universitarios subió de 6.241 euros a 6.460 en un año. No obstante, Unicef reclama que se retome la inversión del 2009, que nunca se recuperó.

Otra de las llamadas de atención de la entidad se refiere al acceso a la salud por parte de los menores inmigrantes, ya que Galicia es una de las comunidades en las que se detectan más vulneraciones del derecho sanitario. Casi el 35 % de los menores gallegos tienen sobrepeso u obesidad, por encima de la media estatal, mientras que los trastornos emocionales y los problemas con los compañeros son más frecuentes en Galicia que en el resto de España, pero no así la hiperactividad o los trastornos de conducta.

Casi 20.000 pequeños viven en hogares con privación material severa

Han tenido que dejar de pagar alguna vez el alquiler por falta de dinero, no hay vehículo en la familia, tienen dificultades para mantener una alimentación equilibrada o no disponen de un electrodoméstico básico. Son los indicadores que se asocian a la privación material severa, y que afecta a casi 20.000 menores de 18 años, el 5,1 % del total en Galicia, una cifra, eso sí, inferior a la estatal. Más elevado es el riesgo de pobreza o exclusión, que en la comunidad gallega se sitúa en el 27 %. Entre las propuestas de Unicef para evitar esta situación de vulnerabilidad figura implantar una prestación por hijo menor de edad a cargo de 1.200 euros al año.