LAS PERSONAS ABUSADAS SON MÁS PROPENSAS A EVITAR EL CONTACTO Y LA PROXIMIDAD FÍSICA