La joven víctima de los abusos sexuales en Tarragona se fuga del centro donde convivía con sus agresores

La agresión se produjo en los jardines ubicados junto al anfiteatro romano de Tarragona (LV)
La agresión se produjo en los jardines ubicados junto al anfiteatro romano de Tarragona (LV)

La joven víctima de abusos sexuales en el parque de les Granotes de Tarragona se ha fugado del centro de acogida donde convivía con sus agresores. Los Mossos d'Esquadra detuvieron a once menoresmigrantes como presuntos autores de delitos de agresión y abusos sexuales el pasado jueves y todos quedaron en libertad el viernes al mediodía, por lo que volvieron al centro donde también estaba la víctima. La joven aguantó la presión y algunos insultos en la residencia hasta que, según ha podido saber La Vanguardia, se fugó el domingo.

La Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA) ha confirmado que los presuntos agresores regresaron al centro porque quedaron en libertad y sin cargos, pero no ha querido pronunciarse sobre el paradero de la víctima. "Hemos activado el protocolo para hacer un seguimiento del caso", afirma el portavoz de la DGAIA.

La DGAIA ha activado un protocolo para hacer un seguimiento del caso

La joven, de origen marroquí se había fugado del centro antes de producirse la agresión, en el parque de les Granotes, junto al anfiteatro romano de Tarragona, y regresó un día después. Fue la directora del centro de acogida, donde residen medio centenar de menores no acompañados, la que alertó los Mossos cuando tuvo conocimiento de los hechos.

Los Mossos han confirmado que detuvieron a los once jovenes por abuso sexual el jueves a las 22.30 en el propio centro. Todos pasaron la noche en comisaría y sólo uno pasó a disposición de la Fiscalía de Menores. Los otros diez quedaron en libertad tras declarar a la policía y el otro, tras pasar por el juzgado. Al parecer, también había otras chicas cuando se produjo la agresión y las versiones sobre los hechos son contradictorias. Los agresores habrían aprovechado que la víctima había bebido y tomado alguna droga.