Juzgan a un exprofesor de la escuela Vedruna Gràcia por abusos sexuales a menores

El hombre era profesor de la escuela Vedruna Gràcia (Ana Jiménez)
El hombre era profesor de la escuela Vedruna Gràcia (Ana Jiménez)

Una magistrada de Barcelona ha procesado a un exprofesor de la escuela Vedruna Gràcia, de Barcelona, por cinco delitos de abusos sexuales y ocho de revelación de secretos.

El hombre fue arrestado y encarcelado el diciembre del 2017 después de encontrarle unas 700 imágenes de niños desnudados y semi desnudados en el teléfono móvil. La jueza cree que hay bastantes indicios para juzgar al exprofesor de informática y recuerda que todos los perjudicados lo han identificado sin dudas como autor de los hechos. La mayoría son chicos que se hicieron 'selfies' por indicación del investigado, según declararon, mientras que otros aseguran que no saben cómo llegaron estas imágenes al móvil del profesor.

Según ha avanzado Catalunya Ràdio, los cinco delitos de abusos los habría cometido contra dos chicos y dos chicas de unos 14 años, cuando era monitor del agrupamiento Madriguera Mas Guinardó entre los años 2011 y 2012.

El hombre les habría hecho tocamientos y habría abusado sexualmente aprovechando las estancias a acampadas de verano o en las salidas de la madriguera. En el año 2015, dos miembros del Agrupamiento Scout Mas Guinardó lo denunciaron por presuntos tocamientos ocurridos tres años atrás cuando eran menores de edad.

Los Mossos d'Esquadra lo detuvieron e intervinieron numeroso material informático de su ordenador, teléfono móvil y varios CD. El hombre quedó en libertad sin ninguna medida cautelar y lo comunicó a la dirección de la escuela, que lo mantuvo en el cargo.

El coordinador del equipo de gestión de la Fundación Vedruna, Josep Closa, explicó hace un año que se activó el protocolo de abusos, pero no lo despidió porqué las denuncias eran de fuera del centro y no había ninguna dentro de la escuela. "No había ninguna circunstancia que hiciera sospechar por parte del profesorado, padres ni alumnos que hubiera algo; pusimos en marcha una evaluación individualizada de los profesores y de manera anónima a los alumnos más grandes, por si había alguna cosa que pudiera salir, y tampoco apareció nada dentro de la escuela", explicó Cerrada.

El 2016 comprobaron que el hombre tenía el certificado de antecedentes penales neto, pero no informó ni a las familias ni a la Generalitat. El 2017 llegó al juzgado el resultado del estudio policial de todos los archivos informáticos decomisados en casa del investigado. En su móvil se encontraron cerca de 700 imágenes de niños y niñas semi desnudados o desnudados y en diferentes actitudes.

Según la investigación judicial, las fotos corresponden a ocho jóvenes del agrupamiento mencionado y a diez exalumnos de la Escuela Vedruna de Gracia. Los Mossos d'Esquadra comunicaron a la escuela el 1 de diciembre del 2017 que había una investigación en curso y pidieron información y colaboración a los responsables del centro.

Los Mossos aconsejaron discreción para no entorpecer la investigación hasta que se esclarecieran los hechos. Las fotografías que corresponden a exalumnos del centro serían anteriores al 2015, al menos las que los Mossos mostraron a los responsables de la escuela porque los identificaran el diciembre de hace dos años.

Los Mossos d'Esquadra se llevaron material informático del centro para la investigación. Por eso el 12 de diciembre del 2017 se lo detuvo a la misma escuela por parte de agentes de paisano y de forma discreta mientras hacía mantenimiento de ordenadores, y el día siguiente la jueza, después de tomarle declaración, lo envió a prisión para evitar la destrucción de pruebas y que pueda influir en las presuntas víctimas.

El detenido, que todavía no llevaba todavía diez años en el centro, era coordinador informático y también daba clases a la ESO de cultura religiosa. Era un profesor que recibía valoraciones y puntuaciones muy buenas de los alumnos, según la escuela.

La escuela suspendió la relación laboral con el profesor e informó a la administración educativa -Consorcio de Educación de Barcelona- como marcan los protocolos vigentes, así como profesores, alumnos y familias de la escuela. Después de que declararan los exalumnos, el 15 de diciembre, el centro envió el día 18 una carta dirigida a todas las familias informándoles de los hechos.