Un juez deja a un profesor seguir dando clase tras siete casos de abusos a niñas

Una medida demasiado "restrictiva". Con este argumento, juez y fiscal han permitido que un profesor de la academia de Roda de Berà(Tarragona) continúe dando clases a pesar de que pesan sobre él siete denuncias por abusos sexuales a menores de entre 11 y 13 años. La última denuncia es de mayo del 2019. Los padres de una niña denunciaron que el profesor de academia de refuerzo de su hija le había realizado tres tocamientos no consecutivos. Mientras ella escribía, él se habría acercado por detrás para tocarle los senos, quedándose ella en estado de shock.


Los padres de la menor acudieron a los Mossos d'Esquadra, quienes procedieron a su detención el 6 de junio. No obstante, fue puesto en libertad tras su arresto y el Juzgado de Tarragona se inhibió a un Juzgado de El Vendrell. Un mes antes, en abril, habían recibido otra denuncia por hechos similares de otra manera de la misma edad. Eran dos casos en dos meses, pero no solo eso. En el 2017, habían recibido 5 denuncias más de hechos que se remontaban desde el 2013. Entonces, ya fue detenido. Quedó en libertad, volvió a dar clases pero sin embargo volvieron nuevas denuncias lo que significa que a pesar del arresto habría seguido con los abusos, siempre de manera indiciaria. Para la Justicia, estos indicios no son lo suficientemente sólidos para adoptar medidas que afectaran a su libertad.


En el informe de la denuncia de abril, los Mossos imputaban al profesor dos delitos de abusos sexuales y alertaba a la Fiscalía y al Juzgado de un dato relevante: a pesar de todas las denuncias previas, sobre él no pesaba ninguna medida.


Los agentes encargados de la instrucción alertan de que esa situación permitía que el presunto abusador podía seguir como profesor "y aprovechar para continuar con actos contra menores". Los Mossos no descartaban "la aparición de nuevos casos de la misma naturaleza", según recoge el atestado al que ha tenido acceso La Vanguardia.


Las menores, de entre 11 y 13 años, relatan tocamientos del acusado al menos desde el año 2013


En este caso, abierto por la denuncia de unos padres en el 2019, la menor mantiene que su profesor le intentó tocar los pechos hasta en cinco ocasiones. Al negarse, él le habría agarrado violentamente por el cuello y la cintura. La niña confesó a sus padres que en el verano del 2018, habría sucedido un episodio similar. El docente puso a la alumna a realizar unos ejercicios en la pizarra. La castigó contra la pared y le pegó sus genitales por su espalda.


Cuando los Mossos recibieron el segundo episodio de este año, detuvieron al profesor el 6 de junio y lo enviaron ante el juez. Ahí comenzó la desesperación de la familia, al ver los argumentos tanto del fiscal como del titular del juzgado de instrucción número 9 de El Vendrell. Los padres solicitaron prisión incondicional.


El primer varapalo vino al escuchar a la Fiscalía. No sólo se oponía a la prisión sino que rechazaba apartar al profesor de cualquier actividad docente para evitar que siga en contacto con menores. "En cuanto a la restricción de ejercer alguna función de docencia o cualquier otro tipo respecto a menores, el Ministerio Fiscal se opone a la misma por ser demasiado restrictiva para el investigado, sin perjuicio de que se pueda acordar en función de como vaya la investigación", recomendó en su informe.


En un auto, de 7 de junio, al que ha accedido este diario, el juez se alinea con la Fiscalía. Decide imponer como medidas cautelares la presentación dos días al mes en el Juzgado para asegurar su presencia y la retirada de pasaporte. Sin embargo, le permite continuar con la academia. "Ponderando el riesgo para la menor de la no adopción de la medida con las consecuencias personales y profesionales de su adopción para el investigado teniendo en cuenta que residen en la misma pequeña localidad y que se dedicaba a la docencia, me llevan a la no adopción en este momento sin perjuicio de lo que resulte de la instrucción".


Para el juez, los indicios son por el momento "débiles" al estar constituido solo por la denuncia policial